.

No quiero que nadie confunda esto con muchos de los otros blogs que hay que invitan a que uno quiera ser anoréxico o bulímico. Yo solo intento contar lo que no he podido contarle a nadie. Todo el mundo te juzga hagas lo que hagas, y preferiría poder desahogarme en un lugar donde pudiera ser yo misma sin necesidad de temer a cambio unos comentarios críticos del resto de la gente.
No creo que yo sea capaz de atraer a alguien al mundo de Ana y Mia, pero en el caso de que suceda, lo lamento, pues no era mi intención. Solo intento demostrar que esto puede parecer atractivo para gente descontenta con su cuerpo visto desde un punto de vista externo, pero si lo vives en primera persona, las cosas cambian.

No dejes que se apodere de ti.

No dejes que se apodere de ti.
Tú vales más que una imagen.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Despertar

Hace bastante tiempo que no escribo ni doy señales de vida. La verdad es que no creo que pueda volver a escribir tan frecuentemente como antes, pues ha empezado el curso y a partir de ahora estaré más ocupada entre estudios, proyectos y ese tipo de cosas. Quizá me sirvan para mantener mi mente ocupada y pensar menos en el peso.
Hoy quería hablar de algunas cosillas... Para empezar, mi psicóloga, Belén, confía en mí. Cree que no necesitaré ingresarme para recuperarme. Por eso me dijo que no lo haría aquel día. Tal vez la mejor forma, pero también la más dura, es vencer a la anorexia por uno mismo. Poder decir en el futuro que TÚ ganaste esa batalla. A lo mejor necesitaste algo de medicación para que fuera más sencillo, pero no fueron unas pastillas las que consiguieron que todo se acabara y volvieras a ser la de antes. Me gustaría poder decir eso en el futuro, así que no pienso rendirme.

Lo siguiente es que he leído que hubo una persona que leyó mi blog y dijo que la ayudé a reflexionar sobre la imagen. Y se dio cuenta de que no era lo más importante. El único fin por el que comencé a escribir esto fue por egoísmo, por poder decir lo que pensaba sin necesidad de que nadie en especial me prestara atención. Me sentí muy sola y única. Quiero decir, sabía perfectamente que no era la única que quería salir de esto, pero me sentía diferente del resto. Porque al leer varios blogs de otras personas, veía que APOYABAN la anorexia. Porque vi un foro en el que persona QUERÍAN ser anoréxicas. Y eso me hizo reflexionar tanto... Llegó un momento en el que incluso pensé que nadie querría librarse de esta enfermedad. Suponía que habría alguien como yo, pero nunca había oído hablar de nadie, así que tenía la sensación de que era un bicho raro.
Pero unos meses después, vi que había gente que leía esto. Había quienes me escuchaban, y por eso, sentí como alguna gente me apoyaba. No sé si lo he hecho alguna vez, pero quería daros las gracias. Me gusta leer lo que pensais y saber que no estoy sola en esto. Sois un gran apoyo, aunque no os conozca de nada, y a algunas incluso ni siquiera tenga oportunidad de verlas en persona, aunque sea cruzarnos por la calle, porque vivimos muy lejos. Pero muchas gracias.
Y si encima, al escribir ayudo a la gente... pues merece la pena hacerlo.
______________________________
También, durante estos días, he reflexionado sobre esta desgracia que hace que nos autodestruyamos.
Hace un tiempo, cuando oía hablar de personas anoréxicas, sentía desprecio. Por ejemplo, casi todos los años, en verano dicen un porcentaje de personas que han cogido esta enfermedad por culpa de la llamada operación bikini. Me parecía que esas chicas querían ser así. Elegían tener ese aspecto escuálido y no comer.
Ahora puedo llegar a comprenderlo perfectamente. Esto no es algo que se pueda escoger. A veces ni siquiera te das cuenta. Entra poco a poco dentro de tu mente, de una manera discreta. Una solo quiere ser más guapa y acaba por verse más fea hasta alcanzar una obsesión patológica con la belleza. Y cuanto más obsesionada estés, más serán los defectos que encuentres en tu físico. Me parece muy triste el hecho de que, por intentar estar mejor, acabes peor.
He meditado los motivos por los que una persona puede plantearse bajar de peso. Hay muchos y muy distintos entre sí. No sé en el vuestro, pero en el mi caso, un chico me dijo en una ocasión que tenía el culo gordo. Y a partir de ese momento, empecé a mirarme todos los días en el espejo y a prometerme a mí misma que en cuanto pudiera me libraría de esos kilos de más. También influyó otra cosa. Cuando iba al instituto, teníamos una clase de natación. Y, como es lógico, debíamos ponernos el bañador. Digamos que con un bañador puesto puedes apreciar sin dificultad si una persona está gorda o está delgada. Y todas las niñas que iban a mi clase de natación estaban delgadas. A su lado yo parecía un enorme barril. La moda. Esa también es culpable, por poner como ideal de belleza a personas altas y estrechas. Yo siempre he tenido ese sueño tonto de ser modelo. Ese sueño imposible debido a mis escasos 160 centímetros. Me hubiera encantado aparecer en la televisión con vestidos estrafalarios caminando por una pasarela. Y no solo se interponía entre mí y mi sueño mi poca estatura, sino mi gordura. Si no podía ser igual de alta que esas modelos, al menos sería igual de delgada.
Yo creo que hay un montón de factores que nos hacen caer en esto. Las que más duelen son las burlas de los demás. Queremos que todo el mundo nos vea bien, queremos ser deseadas por los chicos. Y si estás gorda, no puedes.
Le doy ánimos a todas esas personas que han tenido que soportar comentarios atacantes sobre el físico de otros, a esas que han sentido envidia de la gente de la televisión o las revistas, a esas que no se sienten a gusto con su cuerpo. Cada uno es de una manera distinta. Y eso es algo que, seas gordo, flaco, guapo o feo, te hace único.
Prefiero ser yo misma a otra copia más. ¿Porque unos digan que las delgadas son más guapas, vamos a tener que serlo? ¿y si la gente, en lugar de ver bien lo de ser delgado, le gustara llevar un pollo en la cabeza? ¿lo llevaríamos? Antes estaba bien visto estar gorda porque significaba que tenías riquezas, y que podías comer. Nosotros podemos comer, hay gente que se muere por desnutrición, y ¿qué hacemos nosotros? Vomitar esa comida que otros no pueden poseer.
No quiero que creais que estoy atacando a la gente anoréxica. Yo misma he hecho todas estas cosas. Me he dejado engañar por la imagen.
Pero no quiero que más gente lo haga. No quiero que empecéis a pesaros todos los días, como lo hacía yo; o a dejar de comer, como lo hacía yo; o a provocar vómito para no engordar, como lo hacía yo. Intento dar razones para, las que aún están a tiempo de echarse atrás, lo hagan.
Otras no tenemos elección y tenemos que luchar contra esto porque es demasiado tarde.

1 comentario:

  1. me llego lo que escribiste tienen mucho sentido tus palabras..

    ResponderEliminar